El Ferrocarril

Breve Reseña.

La potente figura del ferrocarril, símbolo de otra época de la historia de nuestro país y vinculado a la idea del progreso nacional, hoy es la expresión de la decadencia de un modo de transporte que fue desarmado de manera deliberada y planificada. A pesar del abandono en que lo colocó el Estado, se impone la necesidad de reconstruir la industria ferroviaria. Requiere de la intervención del gobierno y de los múltiples actores sociales, para desarrollar una verdadera Política de Estado que sostenga su refundación al servicio de toda la sociedad argentina.

En la segunda mitad del siglo XIX, surgió el ferrocarril en nuestro país con la primera línea inaugurada en 1857, los camino eran inexistentes y la densidad poblacional notablemente escasa. La vía constituía el trazado que recorría la geografía nacional y su
desarrollo incidiría en la forma que adoptaría la sociedad argentina y la economía.

El ferrocarril fue un elemento decisivo para el desarrollo de la agricultura pampeana, la producción de azúcar en Tucumán y la industria vitivinícola de Cuyo. Esos tres modelos regionales constituyeron la base material que dio forma al primer desarrollo capitalista argentino y consolidó el liderazgo político y económico de la elite oligárquica, la generación del 80. Todo el sistema económico fue creado a partir de la instalación del ferrocarril que funcionaba como un transporte masivo a bajo precio, posibilitando a los habitantes de una extensa región geográfica, entrar en contacto con el mercado mundial, convirtiendo a nuestro país en un actor fundamental para la provisión de materias primas y alimentos baratos. La extraordinaria expansión de la red de origen inglés, y en menor medida francesa y belga, convirtió rápidamente a la Argentina en uno de los países con mayor cantidad de kilómetros de vías en el mundo, que se instalaron sobre el territorio nacional en forma de abanico que llevaban la producción a los puertos nacionales especialmente el de la ciudad de Buenos Aires. La fuerte dependencia del capital y de los intereses europeos, implico el uso casi exclusivo de material tractivo y remolcado de origen británico y alemán, a pesar de que estos no eran tan eficientes como los de procedencia estadounidense.

El desarrollo de la red ferroviaria se mantuvo hasta comienzo de la primera guerra mundial en 1914, sus efectos sobre la economía argentina fue acompañada por el estancamiento en la región pampeana, decreciendo notablemente las inversiones del capital británico. Esa ausencia fue reemplazada por el Estado nacional, que realizo importantes avances en trazados sobre la geografía nacional, promoviendo la integración y la unidad del territorio. Los ferrocarriles de propiedad privada centrados en la zona pampeana y los estatales extra pampeanos del nordeste nacional, integraban la nación a través de un medio que vinculaba pueblos enteros, relacionándolos con el mercado internacional y los mercados locales. La combinación de los diversos trazados la trocha ancha inglesa y francesa, la angosta estatal se completaba con un sistema de trocha media instalado en la región mesopotámica, completando el mapa que hasta la crisis de 1929, sostenía la traza de los ferrocarriles como símbolo de un modelo que vinculaba fuertemente a nuestro país con el mercado mundial.


Crisis y Nacionalización Ferroviaria

La crisis desencadena a lo largo de 1930
termino con el modelo agro exportador y la ilusión de cierto progreso argentino, la expansión de la actividad pampeana se vio bloqueada y la crisis del campo obligo a enormes contingentes humanos a trasladarse a las ciudades, la clase gobernante conservadora se vio obligada a impulsar un modelo de sustitución.
Leer más >

El Proceso de Concesión y Desarme de Ferrocarriles Argentinos

Las décadas de 1970 y 1980 anticiparon la devastación neoliberal de 1990 que llevo al ferrocarril a su achique más crucial. El presidente Menem impuso la Ley de Reforma del Estado y concreta el traspaso de los ferrocarriles a la gestión privada, utilizando el modelo de concesión por línea ferroviaria.
Leer más >

Después de 2003

En mayo 2003 asume el presidente Kirchner, y comienza el desarrollo incipiente de un proceso de sustitución de importaciones, que dinamiza la estructura económica, y con ello la actividad ferroviaria. En 2006 las empresas de carga transportaran un 30 % más que el último máximo de la empresa estatal en 1983, incrementándose significativamente los volúmenes.
Leer más >