La CGT decidió movilizarse el 7 de marzo y un paro sin fecha definida
Gremios industriales gravitaron para iniciar un plan de lucha
La CGT abandonó la tesitura reflexiva respecto de que un paro "no es un fin en si mismo" y decretó una movilización y un paro nacional tras una reunión del consejo directivo.

Marchará junto a los sindicatos industriales el 7 de marzo y llevará adelante una huelga nacional en la segunda quincena del mismo mes. A la vez la central ratificó que no participará en la infructuosa mesa de diálogo que supo compartir con los empresarios y el Ejecutivo Nacional, sobre las heridas no cerradas del fracaso para el pacto antidespidos entre otras variables. “Falta de confianza”, en el Ejecutivo remarcaron los responsables de la central.

Con lugar de reunión en la sede del Fempinra, por mudanza obligada de sede a raíz de falta de luz en el edificio de la calle Azopardo, los integrantes del triunvirato Héctor DaerJuan Carlos Schmid y Carlos Acuña, enfocaron también al sector empresario para plasmar que las medidas de fuerza se sustentan en el incumplimiento del pago del bono de fin de año y por los despidos que se registraron en las primeras semanas del año, además de las medidas del Gobierno como la nueva suba de tarifas. “Es el inicio del plan de lucha para que respeten los compromisos asumidos.

Están las pruebas sobre la mesa, no hay tiempo más para diálogo, hay que cumplir, es la única forma que se puede revertir esta situación”, expresó Acuña.

Confirmando lo que dejaron entrever desde la reunión de esta semana de los sindicatos industriales, la CGT consideró que debía plasmar un reclamo conjunto a los sectores de alimentación, textiles, metalmecánicos y de la construcción, flancos donde los despidos y la corrosión del modelo económico se acentúa. Así entonces habrá columnas cegetistas en la marcha del 7 de marzo al ministerio de la Producción, resumiendo el escenario, Juan Schmid consideró “no estamos conformes con lo que esta ocurriendo. El diálogo está roto en la medida en que el Gobierno no reaccione y tenga otro enfoque económico. No ha habido aciertos en la implementación de las medidas económicas. Se sigue generando incertidumbre, el cuadro tarifario y los aumentos en distintos rubros, peajes, combustibles, prepagas y educación esta erosionando el poder adquisitivo de los trabajadores”.
Además del triunvirato, asistieron al encuentro Francisco Gutiérrez (UOM), Pablo Moyano (Camioneros) José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Omar Maturano (Fraternidad), Jorge Sola (Seguros), Omar Plaini (Canillitas) y Rodolfo Daer (Alimentación), entre otros.

La huelga, todavía sin fecha confirmada, incluirá una movilización, con lugar aún por determinar, convocada por la defensa del trabajo y la producción nacional, de paritarias libres, de los convenios colectivos de trabajo, del sistema previsional y la salud de la seguridad social, de la educación, y en contra de la flexibilización y el aumento indiscriminado de tarifas.

“Van a tener que remar si esperan que la medida de fuerza no se concrete”